Poemas del libro Facción de imperdido al arte, de Salomón

                  Valderrama Cruz*

                  

                  

                 

 

     

      LA MUERTE DE LOS SESOS

                  

                  Los surcos de los sesos

                  Mordidos

                  Me aguardan

                  Impertérritos

                  

                  Lo crudo de la bóveda

                  Escondida

                  Se vuelve nieve

                  Al mirarla

                  Desnuda

                 

 

 

 

 

                  EL SUEÑO DE NOTUMBA

                  

                  Poesía, no quiero este camino

                  que me lleva a pisar sangre en el prado

                  cuando la luna dice que es rocío

                  y cuando mi alma jura que es espanto.

                                                            César Calvo

                  

                  Los alargados ojos del tiempo

                  En presentes se han roto

                  

                  Ya  lejos en las crestas

                  Las hojas malas del sexo

                  De zombis las otras maravillas del celo

                  

                  Cuando volteo y miro en mis manos

                  El aceite vaciado de paupérrimos velos

                  La parcela de un otoño soñando la abusada vida

                  

                  Arcimboldo la espesa flor a llanura antigua en Vallejo

                  

                  La tumba que es más vida

                  Enlazada la muerte más muerta de viajero ferial

                  

                  De los ingentes ojos celestes del ave

                  Hasta Guayasamín

                  Llevando alforjas de chuño vacíos

                  Lo neutro del seno corrido

                  Entonces el lejano planeta sin hombres

                  De desiertos tan vastos

                  De acero rosado

                  

                  El diamante que es

                  Como agua seriada

                  De chancaca las nuevas lenguas infieles

                  De las fiestas del chivo bañadas las lunas de negro

                  Cuando solo en los soles

                  Me he visto envestido

                  A lo largo de un juego escondiendo desnudos

                  Como ahora cuando descubro dormido

                  En mis ojos cuando te escucho

                  Encerrado el gemido

                  

                  Del antro ya escollo hierático

                  El sueño del tiempo bebiendo

                  Las treinta batallas mundiales de Adán

                  -Lastre de cosas que en viajes ya viejos se posan-

                  Suspendido en el centro del centro girando

                  

                  El piano del mágico abrazo marrón

                  Detenido 

                  Del sueño en ausentes bisontes

                  Con Ximena

                  La tórtola atada a la advenediza América

                  

                  Perversos seduciendo a la estrella más virgen

                  La que en vez de bajar en presente

                  ¡Se quiere apoderar de mi cuerpo!   

                  

                  

                 

 

      LAS FLORES NEGRAS

                  

                  Rosa de rosa, idéntica y sensible;

                  a tu ejemplo, profano y mudadero,

                  el poeta hace la rosa que es terrible.

                                                 Martín Adán

                  

                  La flor amarga que es figura esbelta

                  Está pariendo a su hijo el esperpento              

                  Aquel que erigirá en el propio llanto

                  La flor que será la materia muerta

                  

                  En el viaje infinito que es la vida

                  De ave negra hacia su agujero blanco

                  Que está suspendido al viajero manco

                  El creador de flores y de vida

                  

                  Protector de los valles siderales

                  El juez de las estaciones. Naciente

                  Invierno que eres padre de las flores

                  

                  Las muertas en el pecho crepitante

                  Del juntador de naves y de piedras

                  Aquel que será madre de las hidras

                  

                  

                 

 

      EL JUGUETE QUE ES LA PALABRA

                  

                  Me miran los ojos el cielo

                  Despertar sin vértebras sin estructura

                  La piel está en su eternidad

                  Se suaviza hasta perderse en la memoria

                  Existía no existía

                                                Emilio Adolfo Westphalen

                  

                  La palabra juega

                  Para sí misma

                  Como juegan

                  En sus juegos

                  Las bestias sin palabras

                  

                  En la ruta del pájaro

                  Que siempre es él

                  Como pájaro ajeno a la palabra

                  

                  Entonces la palabra

                  Se revuelca de memoria

                  Como se revuelcan los que acaban

                  Olvidando las palabras

                  

                  En la copla del viejo cantor

                  El eternamente joven

                  -Que ya parece despistado-

                  

                  En la imprecación

                  Se transforma

                  Un llamado sencillo

                  Que no perdona el olvido

                  Que no ahoga las lágrimas

                  En una despedida sorda y ciega

                  Ya para entonces Muda

                  Como la misma palabra

                  La que se aleja

                  De la bestia

                  De su juego

                  Del miedo de ser

                  Olvidada

                  

                  Ella misma se inventa en la guerra

                  Ella misma es el invento que juega

                  

                  Tan vieja

                  Como la misma palabra -palabra-

                  Como la misma guerra -guerra-

                  Como el mismo hombre -hombre-

                  Como la misma bestia -bestia-

                  

                  Y los niños también juegan

                  -Los niños juegan a la guerra-

                  Con sus juguetes

                  Petálicos, fálicos...

                  De hombres

                  Hacen la guerra

                  Donde juegan

                  Con sus juguetes

                  Metálicos, matálicos...

                  

                  Y donde la guerra fue juego

                  Ahora ya es el juguete

                  Del niño viejo

                  Aquel que quiere inventar la última palabra

                  Fin.

                  

 

 

 

                  FACCIÓN DE IMPERDIDO AL ARTE

                  

                  Las aguas ferrosas que calentaban tu cuerpo

                  tenían colores de serpiente plana,

                  y la tierra se había descocido en sus espacios,

                  y llevábamos nuestra infancia

                  como un estandarte sin sombras…

                                                Rodolfo Hinostroza

                  

                  Para una falsa Afrodita me pintaré

                  Maniatado 

                  Y todavía a tres guardianes portentos

                  Eyacularé las cuatro veces seguidas

                  

                  Acaso entregado con rampas de 73 metros al suelo

                  -Para cuando me vea estará enamorada-

                  La asentada parcela que me toca recibir de tus ojos

                  

                  Eso con lo que el violín se ha tocado

                  El eterno

                  

                  Entonces ellos eunucos escarbando hallarán

                  Las onduladas praderas inventadas por mí

                  Los nombres lejanos en la mantis re-religios