ALDO CALDERÓN (San Antonio, 1970): Con estudios de derecho en la Universidad de Chile ha participado en diversos Talleres de Poesía. Miembro de la Agrupación Vicente Huidobro de San Antonio. Poeta y cuentista, su obra permanece inédita.

 

HUYO

Huyo de lo que huyen los tue–tué
en su largo camino
por el oeste y el este

 


POR AÑOS

Por años arañas
tejieron el puente
ella se acerca

y las espera en cuclillas

 


LAS PENAS EN LA MAÑANA

las penas en la mañana
han aguado demasiado
el fuego de mi paladar
invoca ángeles desnudos
en vitrales oscuros
van acabar
con este aire
y con este planeta
todo se aleja de las
mieles eternas
y de los rasgueos del corazón

 


EL CALOR

El calor de la célula
atraviesa aquellos muslos
y la foto no ampara
grandes languideces
los muslos y las caderas húmedas
humedales tropicales
hacen pensar
en una lluvia de
de un pequeño y solitario minuto

 


CARACOLES HUMECTAN LA PIEL

Caracoles humectan la piel
de la tierra
el mejor no arrugas
esta debajo de mi humanidad

 


ZORZALES

Zorzales terminan
su sueño
y empiezan el día
a música monocorde

 


HAY PICAFLORES

Hay picaflores
en una garúa tropical
letean por correr

 


FRENTE A LAS DALIAS

Frente a las dalias
las tijeras oscilan
colibríes
ante el espejismo del agua
en el florero

 


CADA CIERTA TARDE

Cada cierta tarde
en un lugar secreto
del centro de la provincia
madrugar se siente
el eco de los pasos de un hombre
risas por gatillos
manos que gustan

 

CADERAS

Gemidos de diosas caídas
en caderas
como pistas de bailes

 


LAS ARAÑAS BAJAN

Las arañas bajan desde el techo
es la receta que pausadamente escucho
las arañas caen bajo el techo
la lluvia cae sobre los metros cuadrados
infieles al hombre araña
las arañas bajan desde el techo
en el cable del cebiche
es la receta que pausadamente escucho
las arañas caen bajo el techo
la lluvia cae sobre los metros cuadrados

 


EN NINGUNA FRONTERA

En ninguna frontera
en la frontera del blanco y negro
mi voz se apaga
y se convierte en aves
antes del arca

 

LLUVIA DEL SEÑOR

Lluvia del señor
alimentas todo
el cielo purgatorio
llenas las cajas
de nosotros

 


MIS OJOS QUE TRANSPIRAN

Mis ojos que transpiran
con mis manos
y no hay ningún atajo

 


TUS OJOS COLOR LAVANDA

Tus ojos color lavanda
tu olor sombra de sauce
voy escarbando en tus besos
sin notar las sombras
en las bermas del camino

 


LA LLUVIA Y LA MATEMÁTICA

La lluvia
y su matemática
el sudor de una axila
se evapora en los labios
el reloj y el limón partido en cuatro
la azucarera de hace veinte años
en medio de todo
“El huaso y la lavandera”

 

JUEGOS

El monte por el monte
es aquí más fuerte que el arte por el arte
se ha dejado de pescar algunas corvinas

 

LA MANZANA CONFITADA

La manzana confitada era verde por dentro
un centenar de arcabuceros
le apuntan al alma

 

UNA GOLONDRINA SE MIRA

Una golondrina se mira
al espejo
y el verano trae
las hormigas
los cristales se van
convirtiendo
en las ajugas
que nos van tejiendo
las ciruelas que vamos pisando

 


HE DESCUBIERTO

He descubierto a los
gladiolos en los
funerales
no cuento historias
están ahí

 


DOS CEBOLLAS

Dos cebollas son tus ojos
me hacen pensar
en la lluvia que se esparce
por mis manos
por escapar de ellos
solo como un cazador
en un container

 


ALGUIEN

Alguien compra papas fritas
en la soledad
de un martes de invierno
en la plaza de llolleo
alguien en la oscuridad
bota sus secretos
y se bota en las aguas impropias
del río Maípo
desde el puente de lo gallardo
este invierno las aguas llevan
cardenales y rosas
troncos encima de pingüinos
a las aguas de las torcidas